domingo, 12 de agosto de 2012

Arthur H. Compton: 'Dios es amor"

Arthur H. Compton (1892 - 1962) fue un físico estadounidense, galardonado con el Premio Nobel de la Física en 1927 debido a sus trabajos en el descubrimiento del cambio de longitud de ondas de rayos-X cuando chocan con los electrones; (esto es conocido como el "efecto Compton"), lo que confirma la naturaleza dual de la radiación, tanto como onda, como partícula. El efecto Compton es fundamental para los instrumentos de detección de rayos gamma a bordo de observatorios de la N.A.S.A, por lo cuál un cráter de la luna y un observatorio astronómico llevan su nombre en honor a su memoria.

Obtuvo su doctorado en la Universidad de Princeton e hizo investigaciones en Cambridge, y fue profesor en las Universidades de Minnesota, Washington y Chicago.

Su fe cristiana

Comprton, NASA.
"Si la religión ha de ser aceptable para la ciencia es importante examinar la hipótesis de una Inteligencia que trabaja en la naturaleza. La discusión de las evidencias de un Dios Inteligente es tan antigua como la filosofía misma.
El argumento basado en el diseño, aunque trillado, nunca ha sido refutado adecuadamente. Por el contrario, a medida que aprendemos más acerca de nuestro mundo, la probabilidad de este de haber resultado procesos aleatorios se hace cada vez más y más remota, por lo cuál muy pocos verdamente son los hombres de ciencia que hoy en día defenderán una actitud atea." (Compton 1935, p. 73).

“La ciencia ha creado un mundo en el cuál el Cristianismo es una necesidad.”
(Compton, citado en Fosdick 1961, Cap. 16)


«Para mí, la fe comienza al darse cuenta de que una inteligencia suprema creó el universo e hizo al hombre. No me resulta difícil tener esa fe, pues es incontrovertible que todo plan es fruto de una inteligencia. 
Compton en 1929, Chicago, GFHund
« No es difícil para mí tener esta fe, porque es indiscutible que donde hay un plan, hay inteligencia - un universo ordenado, y desarrollado testifica la verdad de la declaración más majestuosa jamás pronunciada: 'En el principio, Dios...' »(Compton 1936, aludiendo a Génesis 1:1); También citado en The Many Faces of Faith (2002), por Richard R. Losch, 71; y en Christianity (2008), Donald W. Ekstrand, 87.


« En cada gran descubrimiento que he hecho, aposté a que la verdad estaba allí, y luego actué con fe, hasta poder demostrar su existencia.»

"¿Que ambición más noble puede tener uno  que cooperar con su Creador en el logro de un mundo mejor en el que vivimos? Cuando vemos las acciones de los hombres a la luz de la ciencia se nos presenta una nueva esperanza; La lealtad a nuestro Creador, quien nos ha dado la capacidad, la oportunidad y la responsabilidad de moldear nuestras vidas y nuestro mundo de acuerdo a un patrón más perfecto no puede dejar de inspirarnos a trabajar con Él en cuerpo y alma hacia éste gran objetivo". (Compton 1935, p. 119).

"Creo que en su insistencia del valor inherente de los individuos hombres y mujeres, el cristianismo tiene la clave para la supervivencia y la buena vida en el mundo moderno." (Compton 1956, 344).
"Desde la más temprana infancia he aprendido a ver en Jesús, el ejemplo supremo de alguien que ama a sus prójimos y expresa ese amor en las acciones que cuentan, [alguien] que sabe que la gente puede encontrar sus almas perdiéndose a sí mismos en algo de gran valor, [alguien] que preferiría morir antes de negar la verdad, por favor a la opinión popular, celebrado por sus contemporáneos más respetados. Que Jesús vive tan vitalmente en los hombres de hoy, me hace esperar que, siguiendo sus pasos en mi camino pequeño, yo también pueda vivir para siempre"
Estracto de su artículo “Science and the Supernatural” (en español: La ciencia y lo sobrenatural), (1946). 

"Cuando oramos a nuestro Dios paternal, es una experiencia común que recibamos valentía y fuerza para hacer actos de amabilidad hacia sus hijos." (Compton, citado en Johnston 1967, p. 370).
Compton y Werner Heisenberg, (1929),
por Friedrich Hund im Besitz von Gerhard Hund

"El Dios de los cristianos es el Dios del amor. "Dios es amor, y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.y el que siempre sigue enamorada mantiene en unión con Dios, y Dios en él."  Quizá habría que explicar que el amor cristiano se entiende no como una pasión física ni como un sentimiento de adoración y admiración, sino como una amabilidad que se expresa al hacer el bien a los prójimos. 
La oración al Dios de amor significa una consideración pensativa de cómo es que tal bien pueda hacerce mejor. La acción resultante de esta oración es la más alta alabanza del Dios de amor. " (Compton, aludiendo a 1 Juan 4:16, citado en Johnston 1967, p. 373).


“Para mí, Dios se presenta en tres aspectos, de los cuales todos están relacionados de cerca. El primer aspecto de Dios es reconocido universalmente. Es simplemente el que mejor se conoce, al que el consagra su vida. Este incluye mejor el amor hacia un prójimo, particularmente, aquellos de quien uno tiene una responsabilidad especial. Éste incluye la verdad de cualquier clase que pueda servir como guía para la vida.

Compton en Londres, (1934); GFHund
El segundo aspecto de Dios que reconozco es la base de la existencia y de la vida y de la motivación, lo que concibo como un Poder consciente. Este Poder a mi parecer tiene una especial preocupación por sus criaturas conscientes quienes comparte la responsabilidad para moldear su parte del mundo.
Más particularmente, sigo la enseñanza de Jesús de que este Poder es la base de la existencia, que mantiene hacia me y hacia todas las otras personas una actitud de un Padre sabio y amoroso. Este reconocimiento de una forma de parentesco con el Creador-Dios, es para mí un asunto de vital importancia.

Como hijos de Dios, todos los hombres estamos dotados por el Creador con ciertos derechos inalienables. La bases Cristiana para la dignidad de los hombres compartida por todos aquellos que reconocen la paternidad de Dios…. es una base para la hermandad lo que incluye a todos los hombres, ya que todos somos objetos de la preocupación de Dios.
"Veo a [Jesús] como al Everest". Foto: Juanli Sun
El tercer aspecto de Dios que reconozco es el que se demuestra en la vida de los hombres nobles. Es en sus vidas que veo ejemplificadas las virtudes a las que encomendaría mi propia vida. Para mí, el ejemplo excepcional de todos estos hombres es Jesús. Su enseñanzas y el ejemplo de Su vida forman la guía más confiable que he encontrado para determinar mis propias acciones. Es porque yo acepto su liderazgo que me hago llamar a mí mismo un cristiano.  Veo a Él como al Everest en medio de las más altas montañas. Como sé que Jesús demuestra en Su vida esas cualidades que me parecen las de más alto valor: amar al prójimo como una expresión de una ayuda servicial, la esperanza para el futuro que inspira a Sus seguidores, la fe en Dios y en los semejantes. A causa de este amor, y esperanza, y fe nace su noble auto-sacrificio para que los demás puedan vivir.” (Compton 1956, pp. 344-347).


Compton también redacto una serie de artículos apologéticos, entre ellos:
1) "La necesidad de Dios en la Era de la Ciencia" (The Need for God in an Age of Science) en Morris, Audrey Stone, One Thousand Inspirational Things, (Chicago: 1948), pp. 146-147.
2) "La Religión de un científico," (The Religion of a Scientist
Sermones en breve, 1: 1, (enero de 1940), pp 88-98.- 
3) "Por qué creo en la inmortalidad" (Why I Believe in Immortality), This Week, (suplemento dominical del New Orleans 'The Sunday Item-Tribune, 12 de abril 1936), 5 ss. Reimpreso en el Christian Science Sentinel, 62: 32, (6 de agosto, 1960), 1411.4) "La ciencia y la educación cristiana" (Science and Christian Education), Board of Christian Education of the Presbyterian Church in the United States of America, 1938.  de la Junta de Educación Cristiana de la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos de América, 1938. La publicación de un discurso pronunciado ante la 150° Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana, 30 de mayo de 1938.24- Compton, A. H. et al, 1949. Man’s Destiny in Eternity (El destino del hombre en la eternidad). Un libro de un Simposio (The conferencias Garvin). Boston: Beacon Press.-
5) "La vida después de la muerte: desde el punto de vista de un científico" (
“Life After Death: from the Point of View of a Scientist),  The Presbyterian Banner, 117-39, (March 26, 1931), 10 ff.
6. "La necesidad de la construcción de una Comunidad Cristiana Mundial," (The Need for Building a Christian World Community), 
Hyde Park Baptist News, 2, 24, (25 de febrero 1938), p. 1.

Enlaces Externos:

viernes, 6 de julio de 2012

Familia Bernoulli: Matemáticos de Fe Cristiana


Johann Bernoulli (1667 - 1748) fue un eminente matemático, médico y filólogo suizo. Destacó en cálculo infinitesimal, el cálculo diferencial y la geometría. Su descendencia formó una reconocida generación de científicos (hermanos, hijos y nietos) en Europa que destacaron en las ciencias, principalmente e las matemáticas.

Su hermano Jacob (Jakob) Bernoulli (1654 - 1705) también fue un matemático prominente; cuyas aportaciones históricas incluyen la ecuación diferencial de Bernoulli, los polinomios de Bernoulli, el ensayo de Bernoulli, la ley de los grandes números, la lemniscata, etc...

Los Bernoulli eran cristianos de denominación calvinista. El abuelo Bernoulli, Nikolaus, había huido de Bélgica para evitar la persecución religiosa de la época.

No obstante, la familia trabajó duro para sacar a sus hijos adelante. Tal como Johann escribió de sus padres en su autobiografía:
"No escatimaron los problemas o gastos para darme una educación adecuada, tanto en la moral, como en la religión."
Su hijo, Daniel Bernoulli (1700 - 1782) también se convertiría en uno de los físico-matemáticos y médicos más destacados de la época, que sentaría contribuciones importantes en las matemáticas avanzadas. Fue especialmente célebre por formular el principio de Bernoulli de la hidrodinámica, además de sus estudios sobre estadística y elasticidad.

Los otros hijos de Johann: Nicolás (Nicolau) y Johann II también fueron matemáticos reconocidos. 

Johann llegaría a ser conocido como "el Arquímides del siglo XVII", debido a su gran influencia científica en Europa, en donde por mucho tiempo fue considerado el mejor matemático. 
Entre sus aportaciones se incluyen la solución catenaria, estudios del desarrollo del cálculo infinitesimal, y la regla de Bernoulli

Daniel y Nicolás llegarían a forjar una amistad con otro célebre matemático cristiano, Leonhard Euler, estudiante de su padre, Johann, y que a su vez se convertiría más tarde en "el matemático del siglo XVIII".


Actualmente, hay quienes consideran que Johann y Jacob fueron los primeros en estudiar y entender a fondo el cálculo diferencial e integral que se había introducido en la década de los 1680's. Alrededor del año de 1713, Johann participaría en la polémica de Newton -Leibniz, que pretendía responder la pregunta: "¿quién inventó el cálculo diferencial e integral?"Johann apoyaba firmemente a  Gottfried W. Leibniz, con quien mantenía correspondencia, mientras que su hermano Jacob apoyaba a Isaac Newton. Otras relaciones incluyen la de Johann, quien apoyó la teoría del vórtice de  Descartes sobre la teoría de Newton de la gravitación universal, y  Jacob llegó a conocería a Robert Boyle.

En una correspondencia con Leibniz, Johann Bernoulli escribió:
"Cualquier cosa que es inherentemente incierta e indeterminada, no puede ser entendida por nosotros más de lo que se puede entender que algo ha sido y no ha sido creado por el Autor de la naturaleza, porque todo lo que Dios ha hecho, por ese mismo hecho - de creación -, Él lo ha determinado al mismo tiempo." [Johann Bernoulli, 1713, pp 236-237; citado también en Analysis and Synthesis in Mathematics: History and Philosophy, de Michael Otte y Marco Panza, p. 87] 
En 1701, Johann escribió en una carta a su padre:
"Me he comportado a través de la misericordia de Dios con el fin de que hasta el día de hoy mi padre viviera para ver más honor que vergüenza de mí..."  [O. Spiess (ed. 1955) Der Briefwechsel von Johann Bernoulli. pp 435-436]
En el mismo año, su hermano Jakob, escribía a su amigo Euler, dejando una expresión de su fe:
"A Dios inmortal, que ha permitido a los mortales entrever y un tanto escudriñar a través de tenuísimos rayos el inescrutable abismo de su inagotable sabiduría, por la gracia a nosotros concedida, sea la alabanza, honor, y gloria por los siglos sempiternos". [Jakob. B., en "Opera Omnia" (1701), p. 234; como se cita en "Método de máximos y mínimos," Volúmen 1, de Leonhard Euler, p. 22.] 
Johann obtendría un cargo de asesoría médica, e ingresaría a la Universidad de Groningen a trabajar como profesor, pero en 1702 sería acusado de blasfemia por un estudiante (Petrus Venhuysen). Bernoulli escribió una larga respuesta de 12 páginas, que aun se conserva, a los directivos de la Universidad, desmitiendo las acusaciones, y declarando:
"...Toda mi vida he profesado mi fe Cristiana reformada, la cuál aun profeso...  él me quería hacer pasar por un creyente ortodoxo, un hereje y, en verdad quiere hacerme un abominación para el mundo..."[Johann Bernoulli (1702), Sus diez años turbulentos en Groningen: The Mathematical Intelligencer, G. Sierksma, 14,4, 22-31.]

Antoine Lavoisier: "El Creador configura la Naturaleza"

"Y dijo Dios: «¡Que haya vegetación sobre la tierra;
    que ésta produzca hierbas que den semilla,
y árboles que den su fruto con semilla,
    todos según su especie!»

Y así sucedió."
(Génesis 1:11

Antoine-Laurent de Lavoisier (1743 - 1794) fue un químico, filósofo y economista francés.

Su legado científico lo ubica como precursor de la ley de conservación de la masa (formalizada propiamente por J. J. Joule), y estudioso de la oxidación de los cuerpos, el fenómeno de la respiración animal, el análisis del aire y la calorimetría. Descubrió que los componentes de agua eran oxígeno e hidrógeno, y que el aire era una mezcla de gases, principalmente nitrógeno y oxígeno. Además ayudó a construir el sistema métrico decimal, escribió la primera lista extensa de elementos, y ayudó a reformar la nomenclatura química. 

Su Traité Elémentaire de Chimie (Tratado elemental de Química, 1789) es considerado como el primer libro de texto de química moderna, por lo cuál, es considerado junto a Robert Boyle, como uno de los fundadores de esta ciencia. Presentó una teoría de la formación de compuestos químicos a partir de elementos e introdujo la posibilidad de alotropía en los elementos químicos, cuando descubrió que el diamante es una forma cristalina del carbono. 


Lavoisier es contado en la lista de eminentes científicos creyentes. Louis Edouard Grimaux, autor de la biografía de norma francesa de Lavoisier, y el primer biógrafo en obtener acceso a los documentos de Lavoisier, escribió lo siguiente:

Fue criado en una familia piadosa que había dado muchos sacerdotes a la Iglesia, y había mantenido sus creencias. A Edward King, un autor Inglés que le había enviado una obra polémica, le escribió: 
"Usted ha hecho una cosa noble en la defensa de la revelación y la autenticidad de la Sagrada Escritura, y es notable que la está utilizando para defensa, precisamente, de las mismas armas que fueron utilizadas para un sólo ataque"  
[Grimaux, Edouard. Lavoisier 1743-1794. (Paris, 1888; 2nd ed., 1896; 3rd ed., 1899), page 53]
Otra cita de Lavoisier hace el reconocimiento de Dios como el Creador configurador de la naturaleza:
"Considero a la naturaleza un gran laboratorio químico en el que todo tipo de composiciones y descomposiciones son formadas, la vegetación es [un] instrumento básico que el Creador utiliza para configurar toda la naturaleza en movimiento." (Citado en "por Antoine Baumé
, Chymie expérimentale et razonado, París, Didot, 1774, vol. I, p. Xi.)
Lavoisier era también recaudador de impuestos y parte de la clase odiada en Francia. En la mañana del 8 de mayo de 1794, en la Plaza de la Revolución, Lavoisier y otros 27 franceses fueron arrestados por parte de déspotas "ilustrados", que los llevaron a muerte asesinándolos en la guillotina como parte de la Revolución Francesa. 

Francesco Redi: "Por orden del Creador Supremo y Omnipotente"

 "Tus manos me hicieron y me formaron;
dame entendimiento..."
(Salmos 119:73)


Francesco Redi (1626 - 1697) fue un médico, naturalista, fisiólogo, y poeta italiano. Es considerado el fundador del estudio científico de la helmintología (el estudio de los gusanos).

Franceso fue uno de los primeros científicos en atacar la idea de la generación espontánea mediante estudios científicos. 

En  una época donde muchos creían que los gusanos se creaban espontáneamente de la carne podrida, en 1668, Francesco Redi, trató de demostrar que los gusanos se desarrollaban a partir de los huevos puestos por las moscas. Para probar su hipótesis, puso la carne en una variedad de frascos, algunos abiertos al aire, algunos completamente sellados, y otros cubiertos con una gasa y como se había esperado, los gusanos aparecieron sólo en los frascos abiertos en los que las moscas pudieron llegar a la carne y poner sus huevos.

Redi realizó diversos estudios sobre el veneno de las víboras, registrados en su obra "Observaciones en torno a las víboras" (1664)  y con su experimento demostró que los insectos no nacían por generación espontánea, como muchos creían anteriormente.

El trabajo de Franceso Redi tuvo influencia en muchos círculos científicos, y con el tiempo se seguirían haciendo experimentos cuyos resultados contradirían la teoría de la generación espontánea, como es visible en los trabajos de William HarveyJohn Ray, y John Needham; sin embargo fue hasta 200 años más tarde cuando la teoría sería completamente refutada por Louis Pasteur.

Los devotos de la generación espontánea afirmaban que la vida podía aparecer por medio de mezclas de gases, materia muerta, o materia sin vida, es decir, sin la ayuda de Dios. Muchos académicos escépticos e incrédulos eran proponentes de esta doctrina (hoy en día los evolucionistas darwinistas lo siguen siendo). 

No obstante, creyentes como, Redi creían que Dios había sido el único creador de los organismos y los seres vivos. Como él lo expresó con sus propias palabras:

"Voy a expresar mi convicción de que la tierra, después de haber dado a luz las primeras plantas y los animales en el principio por orden del Creador Supremo y Omnipotente, nunca ha producido ningún tipo de plantas o animales, ya sean perfectos o imperfectos, y todo lo que sabemos que en tiempos pasados ​​o presentes en ella se ha producido, provenía únicamente de las verdaderas semillas de las plantas y los animales mismos, que por lo tanto, a través de medios propios, preservaron sus especies" [Redi, en "Experienze in torno de la generazione deg' Insetti" (1668), p. 26]

jueves, 5 de julio de 2012

Louis Pasteur: Evangelio VS Materialismo

"Sabed que Él, el SEÑOR, es Dios;
Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos"

(Salmos 100:3)



Louis Pasteur (1822-1895) fue un científico francés, especializado en la microbiología, química y bacteriología. Es uno de los científicos más influyentes e importantes de todos los tiempos, y ha sido considerado uno de los biólogos más importantes en la historia de la humanidad. En Francia, es considerado una figura legendaria de la nación.

Sus aportaciones cambiaron la forma de estudiar las ciencias naturales y dieron pie a la creación de nuevos procedimientos médicos, el estudio y la prevención de enfermedades y el cuidado de la salud en general.

Pasteur llegó a ser profesor de geología, física y química, y aunque no era un doctor titulado, se convirtió en una de las figuras más destacadas en la historia de la medicina y es considerado el fundador de la microbiología y de la inmunología como disciplinas científicas. 

Además realizó investigaciones pioneras en los campos de la estereoquímica, la química orgánica, la transmisión de enfermedades contagiosas y la virología (desarrolló la teoría germinal de las enfermedades), logró múltiples descubrimientos que incluyen la quiralidad de las moléculas, el dimorfismo del ácido tartárico, las formas dextrógiras y levógiras que desvian la polarización de la luz y la isomería óptica mediante la cristalización del ácido racémico.

Sin embargo, puede que Luis Pasteur sea especialmente famoso por haber inventado la técnica "parcial de esterilización" (que fue llamada "pasteurización" en honor a su memoria). Asimismo, por haber inventado las vacunas contra el ántrax, el cólera de las gallinas y la rabia

Además estudió la fermentación alcohólica, butírica y láctica, demostrando que es causada por el crecimiento de microorganismos; investigó la reproducción emergente de bacterias pre-existentes, señalando que es debido a la biogénesis, y finalmente postuló el llamado "efecto Pasteur" que demuestra que las levaduras se reproducen en ausencia de oxígeno.

En el mismo año en que Darwin publicó la teoría sobre "El origen de las especies" (1859), Pasteur comenzó sus estudios sobre biogénesis, a pesar de que acababa de morir su hija Jeanne Pasteur. La Academia Francesa de las Ciencias acababa de haber anunciado una competición para científicos en la que se buscaba resolver dudas sobre el asunta. La interrogante que plantearon fue: "¿Pueden las criaturas vivientes emerger de la materia inanimada?" Pasteur aprovechó el llamado de la competición para realizar estudios experimentales con los cuales responder a la pregunta. 


La mayoría de los científicos decían que sí era posible. Pero Pasteur no estaba seguro de lo que decía el concenso. Él sabía que las bacterias podían crecer en un caldo de carne si éste se dejaba destapado y quería demostrar si éstas morirían definitivamente si se hervían a una alta temperatura. Al emprender su experimentación y después de hervir el caldo para matar los microorganismos, virtió el líquido en dos matraces y los dejó allí durante años, observando que en ninguno crecía ninguna bacteria. Luego destapó uno de los matraces y entonces vio que en el matraz destapado se empezaba a descomponer el caldo rápidamente, mientras que el matraz tapado permanecía como al principio de la prueba: sin crecimiento de bacterias.

Entre 1861 y 1864, el científico anunció los resultados de sus experimentos, manifestando, en una de éstas ocasiones, el contexto histórico de sus hallazgos y mencionando al comienzo de su conferencia, los debates y las controversias que estaban en voga en el país y en el continente en aquellos días:
"Caballeros, actualmente se están manejando grandes problemas que mantienen a todo hombre pensativo en suspenso; la unidad o la multiplicidad de las razas humanas, la creación del hombre hace 1.000 años o hace 1.000 siglos, la immutabilidad de las especies, o la transformación lenta y progresiva de una especie en otra; la eternidad de la materia, la idea de un Dios, innecesaria; tales son algunas de las cuestiones que la humanidad discute hoy en día. 
No teman que haya venido aquí con la pretensión de resolver cualesquiera de estas cuestiones serias, pero al lado de ellas, en la proximidad de estos misterios, no es una cuestión de menor importancia la que está directamente o indirectamente relacionada con ellos, y, así, me atrevo, a continuación, a hablarles de la que es accesible a la experimentación; y desde este punto de vista he realizado estudios que considero serios y concienzudos.
Se trata de la cuestión de la llamada generación espontánea. ¿Puede la materia organizarse a sí misma? En otras palabras, ¿pueden los seres humanos venir al mundo sin tener padres, sin tener antepasados​​? Esa es la pregunta que hay que resolver." [Pasteur, el 7 de abril de 1864. Soirées scientifiques de la Sorbonne; en "Oeuvres de Pasteur," Volume 2, (1922), Vallery-Radot,  René; Pasteur, Louis. Paris: Masson, pp. 328-329, y The Life Of Pasteur, p. 140]
Enseguida, Pasteur se adentró al tema de la generación espontánea, la idea de que la vida puede formarse por sí misma a partir de la materia. El francés mencionó las teorías que afirmaban el fenómeno y denunció los pseudoexperimentos y afirmaciones falsas y manipualdas que se usaban para "probar" dichas teorías. 

La idea de la generación espontánea había empezado a decaer científicamente gracias a la obra de creyentes intelectuales como Francesco RediJohn Ray y William Harvey. Sin embargo, en los siglos XVI y XVIII especulaciones materialistas que habían vuelto a resurgir y a popularizarse en manos de personajes como el ateo Baron d'Holbach y el evolucionista Georges-Louis Leclerc, Conde de Buffon, entre otros. 

Pasteur relató esto y desafió:
"...A finales del siglo XVI, un gran descubrimiento, el del microscopio, vino a revelar al hombre un nuevo mundo, el mundo de lo infinitamente pequeño. Apenas se había superado lo relacionado con los seres más grandes, la doctrina de la generación espontánea reapareció, diciendo audazmente:  
«Éste es mi dominio. Así es, me equivoqué, mis condiciones actuales no son adecuadas para referirse a aquellos seres que son más grandes, pero siguen siendo aplicables a los seres microscópicos: por ello es que existe la generación espontánea» . . . 
Lo que hoy yo vengo a comprobar es en relación a los organismos microscópicos, porque, dicho esto, es allí donde la generación espontánea queda relegada hoy en día, en lo cual, en efecto, es más difícil llevar la luz de la experiencia. Pero tengan confianza, abordaré el tema en un momento, y no se irán de aquí sin estar convencidos de que la generación espontánea de seres microscópicos es un quimera, al igual que la generación espontánea de gusanos y hongos de Buffon, y al igual que la generación espontánea de escorpiones y ratones de Van Helmont." [Pasteur, el 7 de abril de 1864. Soirées scientifiques de la Sorbonne; en "Oeuvres de Pasteur," Volume 2, (1922), Vallery-Radot,  René; Pasteur, Louis. Paris: Masson, pp. 330-331; 334]

Luego de ésto, Pasteur empezó a explicar sus propios experimentos y principios teóricos de una forma más detallada, en una linea de investigación imparcial:
"...¿Entienden ahora la relación entre el tema de la generación espontánea y de los mayores problemas que enumeré al principio?   Pero, caballeros, en un tema como tal, en vez de poesía, soluciones instintivas y elegantes, ya es hora de que la ciencia, el verdadero método, reanude sus funciones y sus actividades. Aquí no se lleva religión, ni filosofía, ni ateísmo, ni materialismo, ni espiritualidad. Incluso podría añadir: como académico, me tiene sin cuidado.  
Es un hecho, me acerqué al tema sin una idea preconcebida, dispuesto a declarar, en caso de que el experimento impusiese en mí tal confesión, que existía una generación espontánea, de la cual ahora estoy convencido que los que la afirman, tienen una venda en los ojos."  [Pasteur, el 7 de abril de 1864. Soirées scientifiques de la Sorbonne; e"Oeuvres de Pasteur," Volume 2, (1922), Vallery-Radot,  René; Pasteur, Louis. Paris: Masson, pp. 330-331; 334]
Enseguida proclamó una refutación definitiva a la generación espontánea: 

"...Por lo tanto, caballeros, yo también podría decir, al apuntar a ese líquido, que, de la inmensidad de la creación, tomé mi gota de agua y la llené de un caldo fecundo (esto es, en el lenguaje de la ciencia, lleno de todos los elementos apropiados para el desarrollo de seres microscópicos). Y la espero, la observo, la cuestiono, pidiendo amablemente que recomience para mí la creación original: ¡lo cuál sería un bello espectáculo! ¡pero no dice nada! La gota guarda silencio desde que empezaron éstos experimentos hace ya varios años. ¡Ah! y es que la he guardado hasta éste momento de la única cosa que al hombre no le fue dado producir: la guardé de los gérmenes que flotan en el aire, la guardé de la vida, porque la vida está en un gérmen [o semilla], y en un germen [o semilla] está la vida.  
La doctrina de la generación espontánea nunca jamás podrá volverse a recuperar del golpe mortal de este único experimento... No, ahora ya no hay ninguna circunstancia conocida en la que se pueda afirmar que los seres microscópicos vinieron al mundo sin simientes, sin padres semejantes a ellos mismos. Aquellos que lo afirmen han sido engañados por ilusiones, por experimentos deficientemente realizados, estropeados por errores que no percibieron o que no supieron cómo evitar." ["Oeuvres de Pasteur," Volume 2, (1922), Vallery-Radot,  René; Pasteur, Louis. Paris: Masson, pp. 330-331; también en Histoire du développement de la biologie, Volume 3, citado por Hendrik Cornelius Dirk de Wit (1994), PPUR presses polytechniques, p. 393]
Con sus simples, pero elegantes experimentos de laboratorio, Pasteur terminó por destruír la idea de que la vida puede surgir espontáneamente a partir de la materia inerte. Demostrando que la materia abiótica no puede convertirse a sí misma en un ser vivo, enunció la "Ley de Biogénesis," principio científico que es base de todos los estudios serios de biología y bioquímica, y que estipula que, en el mundo, "todo ser vivo proviene de otro ser vivo pre-existente."

La ciencia, para Pasteur, no se quedaba en especulaciones o enunciaciones teóricas, sino en vívidas realidades prácticas. Por ello llegó a declarar:
"No existe una categoría de la ciencia a la que se le pueda dar el nombre de "ciencias aplicadas." Hay ciencias, y las aplicaciones a la ciencia están unidas entre sí como fruto del árbol que las sostiene." [Revue Scientifique (1871)]
En otras palabras, Pasteur, al igual que el científico cristiano Francis Bacon, no aceptaba las teorías especulativas que no estaban basadas en estudios prácticos y experimentales. 

Como ya se mencionó, Pasteur no tenía ningún título universitario, y él era, en sí, un químico principalmente activo en la veterinaria, cosa que se le llegó a criticar en el círculo materialista, a tal grado de referirse a él como un "fanático ignorante por las autoridades de Paris" (Ayanki, 1995:120). Pronto, el bioquímico encontró una gran oposición y diversos personajes comenzaron a difamarlo o a desechar su trabajo, incluyendo científicos, médicos, veterinarios y hasta políticos. Incluso hoy en día, su trabajo sigue siendo tergiversado o menospreciado por materialistas modernos que prefieren seguir a Oparin. 

No obstante, la crítica que recibió, no detuvo a Pasteur, y él mismo animó a los colegas que tenía en la Académie de Médecine a que incluyeran el conocimiento patogénico de microorganismos, como un asunto de exigencia en el enfoque de la medicina y la cirugía moderna. Poco a poco, se fueron descartando las afirmaciones de las otras teorías, y la Ley de Biogénesis comenzó en verdad a revolucionar la medicina en cuanto a la práctica. El conocimiento comenzó a aplicarse a muchas áreas, constituyendo el motivo para realizar la esterilización médica en los hospitales y la asepsia en los procedimientos quirúrgicos. Asimismo, se dio inicio a la llamada "época de oro de la microbiología," y se dio el comienzo del progreso en la etiología.

Pero el mayor descubrimiento de Pasteur no sólo representó un gran progreso para la ciencia, sino también un sólido argumento para la apologética, en contra de las teorías que suponen que la vida surgió de la "no-vida", o la "materia muerta" o de la "materia inerte" o de simples "gases" abióticos. En este sentido, la teoría de Pasteur, refuta de manera científica y definitiva todas las teorías materialistas que suponen que el origen de la vida fue por generación abiótica o espontánea. Teorías como la "abiogénesis," la versión materialista del "big bangy la mismísima teoría neo-darwinista; a pesar de ser las "mas aceptadas" por los evolucionistas y los escépticos modernos, se desvanecen y se vienen abajo con la Ley de Biogénesis de Pasteur.

El materialismo como explicación del origen de la vida fue ampliamente difundido en la época por Haeckel y Thomas Huxtley, pero para Pasteur, tales ideas eran totalmente pseudocientíficas y especulativas, tal como escribiría en 1878, dirigiéndose a sus proponentes:
"He estado buscando por la generación espontánea durante veinte años sin descubrirla. No, no la juzgo imposible. Pero ¿con qué derecho la hacen el origen de la vida? Ustedes ponen a la materia antes que a la vida y dicen que la materia ha existido por toda la eternidad. ¿Cómo saben que el progreso incesante de la ciencia no nos obligará a los científicos a afirmar que la Vida ha existido durante toda la eternidad, y no la materia? Ustedes pasan de la materia a la vida, porque su inteligencia actual, tan limitada en comparación con lo que será la futura inteligencia del naturalista, no puede concebir las cosas de otra manera. ¿Cómo saben que en diez mil años.. uno no va a considerar que es más probable que la materia haya surgido de la vida?" [''Pasteur et la philosophie" (2004), 'Patrice Pinet, Editions L'Harmattan, p. 63.]
La pregunta en cuestión resaltaba claramente: ¿qué es lo que hay (o había) en el principio¿materia o vida? 

Pasteur, con su espíritu científico, emprendió todo un estudio para examinar la probabilidad o improbabilidad de ambas proposiciones, pero, en virtud de sus resultados, terminó afirmando que lo más inteligente es deducir que primero ES la vida (porque así lo demuestra la ciencia). Ésto fue razón suficiente para que Pasteur, en la misma carta, reprendiera a los incrédulos que parten de un supuesto (a priori) de que primero era la materia:
"Si quieren estar entre las mentes científicas, lo que solo cuenta, es que tendrán que deshacerse de ideas y razonamientos a priori; tendrán que hacer las deducciones necesarias para no dar más confianza que la que se debe a deducciones que parten de meras especulaciones." [''Pasteur et la philosophie" (2004), 'Patrice Pinet, Editions L'Harmattan, p. 63.]
Evidentemente, Pasteur enfrentó mayor oposición. Aceptar que primero había sido la vida es tener que aceptar la idea de un Dios Creador, lo cuál, muchos incrédulos en la época (y en la actualidad) no pueden, o no quieren, concebir.

Años más tarde, en una conversación con uno de sus conocidos, Pasteur volvía a rebatir la generación espontánea científicamente:

"Usted dice que en el presente estado de la ciencia es más prudente no tener ninguna opinión, Pues bien, yo tengo una opinión, no es una sentimental, sino una racional, habiendo adquirido el derecho sobre ella por medio de veinte años de asiduo trabajo, y sería prudente en cada mente imparcial compartirla.

Mi opinión — o mejor dicho, mi convicción,— es que, en el actual estado de la ciencia, como usted dice con razón, la generación espontánea es una quimera, y sería imposible que usted me contradiga, porque todas mis experimentos permanecen y todos prueban que la generación espontánea es una quimera.

¿Cuál es entonces su juicio sobre mis experimentos? ¿Acaso no he colocado cientos de veces la materia orgánica en contacto con el aire puro, con las mejores condiciones para que pueda producir vida de manera espontánea? ¿Acaso no he experimentado con aquellas materias orgánicas que resultan más favorables, según todos los relatos, para la formación de la espontaneidad, tales como la sangre, la orina, y el jugo de uva?

¿Cómo es que no ve la diferencia esencial entre mis oponentes y yo? No sólo he contradicho, con la prueba en mano, cada una de sus afirmaciones, mientras que ellos nunca se han atrevido a contradecir seriamente ni una de los mías, sino que, para ellos, todas las causas de error son benéficas para sus opiniones.

Para mí, al afirmar, como lo hago, que no existen las fermentaciones espontáneas, me veo obligado a descartar todas las causas de error, toda influencia perturbadora; puedo mantener mis resultados sólo por medio de los experimentos más irreprochables. Las opiniones de ellos, por el contrario, se benefician por cada experimento insuficiente y allí es donde ellos encuentran su argumento." [Œuvres de Pasteur, Volume 7 (1939), Masson et cie, p. 539] 
[Original:: «Mon opinion, mieux encore, ma conviction, c'est que, dans l'état actuel de la science, comme vous dites avec raison, la génération spontanée est une chimère, et il vous serait impossible de me contredire, car mes expériences sont toutes debout, et toutes prouvent que la génération spontanée est une chimère»)
Y entre las especulaciones que fueron rechazadas por Pasteur, se encontraba, por su puesto, la mismísima teoría que propugnaba la idea de una "transformación lenta y progresiva de una especie en otra", como lo informa John Tiner en su obra "Explorando la Historia de la Medicina" (1999):
"Pasteur rechazó la teoría de la evolución por razones científicas. Fue el primer científico europeo en hacerlo. También la rechazó por motivos religiosos..." [John Hudson Tiner (1999), Exploring the History of MedicineMaster Books, p. 81]
Su fe en Dios

Al igual que Lord Kelvin, el francés fue "forzado por la ciencia" a la creencia en Dios. Esta fue una creencia que no ocultaría y que mantendría con cada vez más firmeza durante la segunda mitad de su vida, a pesar de que tuvo que pasar por pruebas y muy momentos difíciles, tales como la enfermedad, la muerte de 3 de sus hijos, o el fallecimiento de su padre y de su madre. 

Louis culminó buscando su ayuda y su fortaleza espiritual en Dios y llegó a demostrar su convicción en la realidad divina, tanto en contextos científicos, como personales. Uno de sus hijos, se llamaría Jean-Baptiste Pasteur, o en español: "Juan Bautista Pasteur" (como el profeta bíblico seguidor de Jesús.) 

Asimismo, rechazó el cientifismo y el positivismo emergente de Augusto Comte en la época. Para él, la adopción de dichas ideologías era limitante y él prefería hacer caso de las "razones del corazón" de las que había hablado el filósofo-matemático Blaise Pascal, y hacer caso a la complejidad de la Creación, como también hiciera James Clerk Maxwell. Por lo tanto, Pásteur escribió:

"Del señor Comte solamente he leído algunos pasajes absurdos... Mi filosofía es del corazón y no del intelecto, y me entrego, por ejemplo, a esos sentimientos acerca de la eternidad, que vienen a uno naturalmente en el lecho de un querido niño en sus últimos momentos de aliento.
En esos momentos supremos, hay algo en lo profundo de nuestras almas que nos dice que el universo debe de ser más que una mera combinación de compuestos de fenómenos propios de un equilibrio mecánico sacado del caos de los elementos por una acción gradual de las fuerzas de la naturaleza." [The life of Pasteur (1902), p. 163; ; también citado en Vallery-Radot, p. 157]
Consciente, al igual que King, de la interrelación de la humanidad, el biólogo reconoció el mérito de otros personajes que habían aportado fundamentos esenciales en la historia de la ciencia:
"Yo, nosotros, debemos mucho a aquellos que vinieron antes que nosotros. Aunque un descubrimiento siempre supere a otro, y aunque la química y el conocimiento de la física acumulado desde tiempos de Lavoisier ha ido más allá de todos sus sueños, su trabajo, como el de Newton y algunos otros espíritus poco comunes, siempre seguirá siendo joven. Ciertos detalles envejecerán, como lo hacen las modas de otros tiempos, pero la fundación, el método, constituyen uno de los grandes aspectos de la mente humana" [The life of Pasteur (1902), p. 114]
Con la muerte de Émile Littre, en 1881, Pasteur fue elegido como Miembro de la Academia Francesa de la lengua, en donde dio un discurso en1882, dando crédito a la influencia de otros creyentes intelectuales:
"Para probar que, hasta este mismo día, nunca se ha demostrado que la vida sea producto de las fuerzas que gobiernan la materia, podría ser útil la doctrina espiritual que ha sido menospreciada en otros lugares, pero siempre ha servido para encontrar al menos un refugio glorioso entre ustedes. 
Tal vez ustedes sepan que estoy agradecido de haber hecho, en relación a la pregunta que concierne el origen de lo infinitesimal, un rigor experimental que se ha cansado de ser contradicho. 
Sin embargo, hablando del mérito, hemos heredado reglas severas del método por parte de grandes experimentadores: Galileo, Pascal, Newton, y sus seguidores durante dos siglos." [Discours de réception de Louis Pasteur, jueves 27 de abril, 1882]
En el mismo discurso, Pasteur se declaró, abiertamente, enemigo del positivismo y el materialismo; declaró una bienaventuranza sobre la creencia en la Divinidad, al igual que Francis Bacon, estimándola como algo preferible a la esterilidad del ateísmo: 
"Aquel que proclama la existencia del infinito (y nadie puede evitarlo) acumula en esa afirmación más de lo sobrenatural que lo que se encuentra en todos los milagros de todas las religiones, porque la noción de lo infinito presenta ese doble carácter que se impone sobre nosotros, y, es, sin embargo, incomprensible. Cuando esta idea se apodera de nuestro entendimiento no podemos hacer nada sino solamente arrodillarnos...
Veo en todas partes la expresión inevitable del concepto de lo infinito en el mundo. A través de él, lo sobrenatural está en el fondo de cada corazón. La concepción de Dios constituye una clase de idea del infinito. A medida que el misterio del Infinito sopese en el pensamiento humano, se levantarán templos para la adoración del infinito; ya sea que Dios que sea llamado... Jehová, o Jesús, en la losa de esos templos, los hombres se verán arrodillados, postrados, abrumados por el pensamiento de lo infinito... 
¿Son la ciencia y la pasión de comprender algo más que el efecto de la curiosidad del conocimiento que se fija en nuestras almas en el misterio del universo? ¿Dónde están las verdaderas fuentes de la dignidad humana, la libertad y la democracia moderna, sino en el concepto del Infinito ante el cual todos los hombres somos iguales?... 
¡Bienaventurado aquél que lleva dentro de sí a un Dios, un ideal, y lo obedece: el ideal del arte, el ideal de ciencia, el ideal de las virtudes del Evangelio. Éstos son los manantiales de los grandes pensamientos. Todas éstas reflexiones reflejan la luz del infinito..." 
[Discours de réception de Louis Pasteur, april 27, 1882. Traducido al inglés por Sir William Osler en su introducción a "La vida de Pasteur" (1907), por René Vallery-Radot en 1923, y en The Wordsworth Dictionary of Quotations (1998) por Connie Robertson, p. 320]
Al igual que Max Planck, Pasteur reconoció a Dios como la causa primera de todas las cosas:
"En la buena filosofía, la palabra «causa» debe ser reservada al singular impulso Divino que ha formado el universo." [Pasteur, citado en Geison, 1995, 141-142.]
Pasteur dio a conocer que, al igual que Bacon y Heisenberg, la verdadera ciencia acercado más cerca a Dios:

"Con la primera mirada que el hombre echó al mundo, descubrió la variedad, la diversidad, la multiplicidad de los fenómenos. Esta mirada se ilumina por la ciencia — la ciencia que acerca al hombre a Dios — y la simplicidad y el brillo de unidad en todas las cosas." ["La Vie de Pasteur," René Vallery-Radot (1911), p. 209.
"Cuanto más estudio la naturaleza, más me quedo sorprendido por la obra del Creador. La ciencia lleva a los hombres más cerca de Dios". (Pasteur, citado en Lamont 1995, también en Tiner 1990, 75]
Al igual que George Washington Carver, Pasteur llevaba la oración al laboratorio:
"Algún día, la posteridad se reirá de la necedad de los filósofos materialistas modernos. Cuanto más estudio la naturaleza, más sorprendido estoy de la obra del Creador. Yo oro mientras estoy ocupado en mi trabajo en el laboratorio." [Pasteur, citado en "The Literary Digest" , 18 de octubre, de 1902]




Siguiendo la máxima del Evangelio de Cristo, Pasteur expresó su amor al prójimo, incluyendo el amor por sus enemigos y antagonistas:
"He buscado durante veinte años, y aún estoy buscando el fenómeno de la generación espontánea propiamente dicha. Si Dios me lo permite, voy a buscar por veinte años más la generación espontánea de enfermedades contagiosas. En estas investigaciones, mientras severamente descarto la contradicción frívola, solo siento aprecio y estima a aquellos que me dicen que debo estar equivocado."  [The life of Pasteur (1902) Vol II.]
En su último discurso público, Pasteur volvió a hablar en contra del escepticismo, instando a la juventud científica a alejarse de la incredulidad:
"Ustedes, hombres jóvenes, médicos y científicos del futuro: no se dejen contaminar por un escepticismo estéril, ni se dejen desanimar por la tristeza de ciertas horas que se arrastran sobre las naciones. No se enfaden contra sus oponentes, porque nunca ninguna teoría científica ha sido aceptada sin oposición. Vivan en la paz serena de las bibliotecas y laboratorios. Díganse a sí mismos, en primer lugar: ¿qué he hecho para mi instrucción? y a medida que avancen poco a poco: ¿qué estoy logrando?, hasta que llegue el momento en que ustedes puedan tener la inmensa alegría de pensar que han contribuido de alguna manera a el bienestar y el progreso de la humanidad."  (Vallery-Radot 1901, Vol. 2, pp. 297-298; también en  el The Louisville & Nashville Employes' Magazine Vol. 20 (1944)‎, p. 28; The Louisville & Nashville Employes' Magazine Vol. 20 (1944)‎, p. 28]
El 19 de Octubre de 1868, Louis Pasteur tuvo un accidente cerebrovascular que le paralizó una parte del cuerpo, sin embargo, su deseo por ayudar con más descubrimientos no le impidió dejar de trabajar. En su autobiografía, Pasteur escribiría:


"Hay un momento en la vida de todo humano cuando mira a su Dios, cuando mira a su vida, cuando se pregunta cómo será recordado. Puede ocurrir con la edad o con la tragedia o la cercanía a la muerte. 
Estoy acostado aquí a los 45 años, sin poder sentir mi lado izquierdo. Sin saber si este golpe que me ha ocurrido va a terminar con mi vida antes de que los misterios que he descubierto puedan ser resueltos. Le he pedido a Dios durante toda mi vida que yo pueda ser capaz de  llevar una pequeña piedra al frágil y enfermo edificio de nuestro conocimiento, de esos profundos misterios de la vida y la muerte, donde todos nuestros intelectos tan de forma lamnetable han fracasado ...
Tengo que dormir ahora. El golpe causa estragos en mí, a los que no estoy acostumbrado. Cuando uno trabaja y no se imagina y sueña ninguna otra cosa más que la búsqueda de respuestas que Dios ha planteado, es difícil estar tan quieto...
¿Viviré para terminar este trabajo sobre los gusanos de seda? ¿Viviré para descubrir nuevos misterios y encontrar estas verdades que Dios ha creado? ¿He sido capaz de proporcionar una piedra a este edificio del conocimiento? Sólo puedo esperar.[Louis Pasteur: "Reflections of my Life", Vallery-Radot, 1900, p. 88; véase también Revue Scientifique, 1871]
Patrice Debré, en la obra biográfica "Louis Pasteur"narra que después de ello, :
"Pero Pasteur no murió, empezó a recuperarse, y con el fin de ayudarlo a sobrellevar la inmovilidad forzada de las primeras semanas, sus cercanos conocidos y amigos se turnaron para leerle. Uno eligió "Pensamientos" de Blaise Pascal; otro, el tratado de Bossuet "Del conocimiento de Dios y de uno mismo" (Debré, p.  210)
"Pasteur nunca se enojaba, y si algo no funcionaba como él quería, decía: "Oh Señor, Señor", y se paseaba como león enjaulado" (Debré, p. 140)
 El científico reconoció que Dios tenía la vida en sus manos, y declaró:
"Sólo Dios conoce el final de las tribulaciones que nos envía". [Louis Pasteur", Patrice Debré, p. 245
El yerno de Pasteur, René Vallery-Radot, un testigo presencial de su vida, escribió la obra biográfica "La vida de Pasteur," la biografía más extensa que se haya escrito acerca del científico. Radot cuenta cómo aún en sus últimos días, Pasteur se acercó más a la fe cristiana buscando la ayuda de Dios:
"Pasteur, menos preocupado que Chappuis por las discusiones filosóficas, se acercó sin gran esfuerzo al dominio de las cosas espirituales. Fe absoluta en Dios y en la eternidad, y una convicción de que la fuerza que nos fue dada para bien en este mundo continuará más allá de esto, eran los sentimientos que permeaban su vida entera: las virtudes del Evangelio nunca habían estado tan presentes para él. Lleno de respeto a la forma de religión que había sido la de sus antepasados, él se allegó a ella con sencillez y naturalidad, en busca de ayuda espiritual en esas últimas semanas de su vida."  [Vallery-Radot 1911, Vol. 2, p. 240). "La Vie de Pasteur", Garden City Publishing Co., New York.
En una carta dirigida a sus hermanas, Pasteur escribió:
"Si por si acaso llegaran a flaquear en el camino, una mano estará allí para apoyarles. Si ésta llegara a faltar, Dios, el único que podría tomar de su mano, realizaría la obra" [The life of Pasteur (1902), p. 19]
Pasteur murió en 1895, a la edad de 72 años, habiendo manifestado aquella admiración por las virtudes de la ciencia y del Evangelio, el cual declara que la vida infinita y la vida eterna, ha estado, está y estará en las manos del Dios que nos la dio; porque:

"En Él estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres."
(Juan 1:4)

Enlaces externos: 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Barra de Videos