jueves, 21 de junio de 2012

Johannes Kepler: "Por la Gloria de Dios"

"...hacedlo todo para la gloria de Dios."
(1 Corintios 10:31) 



Johannes Kepler (1571-1630), fue un astrónomo y matemático alemán, considerado el fundador de la astronomía física y la óptica moderna. Su figura es recordada universalmente por haber elaborado la descripción de las leyes del movimiento de los planetas en su órbita.

Fue criado en una familia cristiana y de joven consideraba ser misionero protestante. Estudió teología en la Universidad de Tubinga y más tarde en 1594 ingresó a la escuela protestante de Graz donde trabajó como profesor de matemáticas. 

La fe de Johannes Kepler

Kepler, como científico y como creyente, creía en la causalidad (todo tiene una causa), y reconoció que Dios había diseñado el mundo con una armonía racional.
"Nada en este mundo fue creado por Dios sin un plan." 
Al igual que Galileo Galilei, a Kepler le parecía que Dios había escrito el mundo con un lenguaje matemático: 
"El objetivo principal de todas las investigaciones sobre el mundo exterior debe ser descubrir el orden racional y la armonía que ha sido impuesta por Dios en él, por el cuál nos ha revelado en el lenguaje de las matemáticas."(Astronomis Nova de Motibus, 1607)
"El mundo de la naturaleza, el mundo del hombre, el mundo de Dios, los tres caben juntos. Vemos como Dios, como un arquitecto humano se aproximó a la fundación del mundo de acuerdo al orden y la regla, y midió todo de tal manera." (Kepler, citado en Tiner 1977, 172).
Hablando de las órbitas de los planetas Júpiter y Neptuno, escribió:
"Ellos  tienen la forma de elipses con el Sol en un foco. Pero las excentricidades de estos puntos suspensivos no son más arbitrarias y sin regla que cualquier otra medida. No, en esta construcción fina, la altísima mano artística formadora del Creador Supremo se demuestra de una manera muy especial." (Citado por su biógrafo Max Caspar)

Kepler reconoció que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios:
"La geometría es un coeterno reflejo de la mente de Dios. Que le fue concedida a la humanidad, porque la humanidad fue hecha a la imagen de Dios." (The Golden Ratio: The Story of Phi, the World's Most Astonishing Number (2003) por Mario Livio, p. 62)
Kepler declaró que no estudiaba buscando agradar a los hombres:
"Prefiero la más aguda crítica de un sólo hombre inteligente, que la aprobación irreflexiva de las masas."
Por el contrario, para Johannes, el estudiar astronomía y matemáticas era una situación para glorificar a Dios por sobre todas las cosas:
"Desde que los astrónomos son sacerdotes del Dios Altísimo en lo que respecta al libro de la naturaleza, nos corresponde ser más cuidadosos, no es por la gloria de nuestra mente, sino más bien, por encima de todo, por la gloria de Dios." (Kepler, citado en Morris 1982, 11; y también en Graves 1996, 51)
"Si me perdonas, me regocijo, si te enojas, lo puedo soportar, la suerte está echada, el libro está escrito para ser leído ahora o para la posteridad, no importa qué, bien podría esperar un siglo para un lector, como Dios ha esperado seis mil años, para un observador . . Por mucho tiempo no tuve descanso: ¿Pero ahora veo cómo es Dios, por mis esfuerzos, también glorificado en la astronomía." (Carola Baumgardt, Johannes Kepler: Life and Letters (Nueva York: Philosophical Library, 1951), p. 31, 44)
Kepler atribuyó sus éxitos científicos al favor de Dios, a quien había orado continuamente pidiéndole dirección en su carrera, si esta era conforme a su voluntad:
"Creo que fue por la ordenanza Divina que obtuve por suerte lo que antes no podía alcanzar con ningún esfuerzo; creo que, aún más, de buena gana, porque siempre había orado a Dios que dejara que mi plan tuviera éxito si Copérnico había dicho a la verdad." (Kepler en su teoría de las órbitas planetarias, que se basaba en la teoría de Copérnico)
Para Johannes, toda la Creación da testimonio del Creador y su bendita sabiduría e inteligencia:
"Porque fue por  todos los medios la voluntad de Dios el Creador que el ser humano, su imagen, alzara sus ojos de estas cosas terrenales a los celestiales, y contemplara estos grandes monumentos de Su sabiduría. Por lo tanto todo el arreglo de la estructura de todo el mundo tiende a dar testimonio para nosotros de esta voluntad del Creador, como si por una voz fuera enviada." (Johannes Kepler, Optics: Paralipormean to Witela and Optical Part of Astronomy, trans. William H. Donahue (Santa Fe, NM: Green Lions Press, 2000), p. 323.)
"La sabiduría del Señor es infinita, como lo es también su gloria y su poder. Ustedes cielos, canten Sus alabanzas; sol, luna y ustedes planetas, glorifíquenlo en su idioma inefable! Alabadle, armonías celestiales, y todos ustedes que pueden comprenderlo! Y tú, mi alma, alaba a tu Creador! Es por Él y en Él, que todo existe." (Methodist Review (1873), vol. 55, p. 187-88.)

Kepler explicó que su fe y su esperanza estaban puestas en Jesucristo:


Sólo los méritos de nuestro Salvador Jesucristo. Es en Él, como lo atestiguan con firmeza, que descansa todo mi refugio, toda mi consolación, toda mi esperanza." (Kepler, Harmonices mundi (La armonía de los mundos, 1619.)
"¡Oh Tú, que a través de la luz de la naturaleza aumentaste en nosotros el deseo de la luz de Tu gracia, que a través de ella podemos llegar a la luz de Tu majestad, Te doy gracias, Creador y Dios, que me has dado esta alegría en tu creación, y me regocijo en las obras de tus manos." (Kepler, Harmonices mundi (La armonía de los mundos, 1619; Citado también en Beer and Beer 1975, 526)
"Tanto para aquellos de nosotros que son totalmente ignorantes como para aquellos que sabemos que son la menor parte de ellos, porque todavía hay más allá. A Él sea la alabanza, el honor y la gloria, por todos los siglos. Amén." (Johannes Kepler, Epitome of Copernican Astronomy & Harmonies of the World, cit. en Charles Glenn Wallis (Amherst: Prometheus Books, [1618-1621, 1939] 1995), p.245)

Kepler estaba tan interesado por la vida de Jesús, que incluso en 1630, trató de identificar el posible año de Su nacimiento, con ayuda de información registrada por el historiador Flavius Josephus. Estimó que una fecha probable de su nacimiento fue el año 4 a.C., año que estaba asociado con un eclipse lunar parcial. También descubrió que hubo un eclipse lunar total el año 5 d.C., con un lapso de tiempo de siete meses, hasta la Pascua. 
Incluso hizo conjeturas sobre el relato la estrella en el Evangelio de Mateo, diciendo que es posible que hubiera ocurrido una serie de eventos astronómicos en Júpiter y Saturno en el año 7 d.C.


Kepler murió en Ratisbora, Alemania, a los 59 años, suspirando las siguientes palabras:
"Únicamente por los méritos de Jesucristo, nuestro Salvador." [1]



Ethos de Kepler: "Soli Deo gloria" (Gloria a Dios)

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...